Presupuestos

. 11 de noviembre de 2019
0 comentarios

Es fija.

Te contactás con el especialista en vender algo y le decís la temible frase, "¿me podrías dar un valor orientativo?" Y... acto seguido te piden que les pases una docena de factores y diez variables, responder la cuadratura del círculo y llevar todo junto con la primer orina de la mañana, en ayunas, a Longchamps.

Mirá, chabón, sólo quiero saber si lo que necesito está más cerca de mil pesos o del millón de dólares.

Mientras tanto, el mar.

Mientras tanto, las hojas del viento.

Es fija.

(...)

Sentimientos y escritura

. 25 de septiembre de 2019
0 comentarios

>cuando no tenemos tiempo para escribir, es porque tenemos las manos ocupadas con otras pasiones<

(...)

Los brazos

. 17 de junio de 2019
0 comentarios

Lluvia. Agua fría y pesada. Toneladas de agua fría y pesada caían sobre la cabeza de Amir. Él, parado en la avenida más ancha que había visto jamás, con fuerzas sólo para soportar el embate de las nubes en el cielo. La fuerza de la naturaleza sobre su cabeza, toda. Nada había podido hacer contras las otras fuerzas, la del hombre y la del destino. Los ladrones le habían dejado unas monedas en el bolsillo de su pantalón y un pañuelo bordado que le había dado la madre justo antes de subir al avión. Había planeado su viaje por meses, casi un año. Ahorró casi todo su sueldo como programador en la agencia de telemarketers, gastando lo mínimo que su madre necesitaba para comprar comida. Su prima le había regalado la ropa y zapatos, no lo tradicional, para no llamar la atención. Él se cortó el pelo y se compró un perfume nuevo, occidental, de esos que tenían personajes de cine en sus cajas plateadas. Había cambiado el resto de sus ahorros en el mercado de su pueblo, cerca del Ganges. Y ahora en un país que no conocía, con una lengua que lo abrumaba con sus sonidos extraños, sentía desfallecer su corazón. Sus lágrimas no se distinguían de la lluvia, pero estaban. Un relámpago lo asustó. En su tierra no había estas tormentas, ni siquiera cuando azotaban los monzones. Allá era todo viento y agua, acá además había interminables relámpagos y truenos, truenos fuertes como si fueran a explotarle en la cabeza.

(...)

Mayo fue esto

. 1 de junio de 2019
0 comentarios

Yo a ti te cielo, todo el cielo.
Café de la mañana, con espuma y olor a vida nueva.
Mi espera furtiva, mi escala panzada.

Yo a ti te cielo, cielo con sol y nubes blancas.
Vaso de jugo fresco, con pulpa y semillas.
Mi paseo lento, mi caminata golosa.

Yo a ti te cielo, cielo fuerte azul celeste.
Porción de medialunas, bocado, mordida.
Mi llegada tarde, mi canción pegada.

Yo a ti te cielo, cielo negro oscuro.
Coctail de manzanas rojas, con aromas y fantasía.
Mi abrigo raído, mi mano apretada en otra.

Yo a ti te cielo, cielo azul profundo con estrellas.
Sueños rojos y fucsias, fotos en Instagram.
Mi sonrisa acostada, mi mirada intensa. 


Yo a ti te cielo, todo el cielo.

(...)

Melancolía no es tristeza

. 24 de mayo de 2019
0 comentarios

Wild horses - Rolling Stones


Childhood living is easy to do
The things you wanted I bought them for you
Graceless lady you know who I am
You know I can't let you slide through my hands
Wild horses, couldn't drag me away
Wild wild horses couldn't drag me away

I watched you suffer a dull aching pain
Now you decided to show me the same
No sweeping exits or off stage lines
Could make me feel bitter or treat you unkind
Wild horses, couldn't drag me away
Wild wild horses couldn't drag me away

I know I've dreamed you a sin and a lie
I have my freedom but I don't have much time
Faith has been broken tears must be cried
Let's do some living after we die
Wild horses, couldn't drag me away
Wild wild horses we'll ride them someday
Wild horses, couldn't drag me away
Wild wild horses we'll ride them someday 

  



Tenemos derecho a estar tristes, tenemos derecho a caer, a rompernos, a desarmarnos, a llorar por semanas. Tenemos derecho y la necesidad de hacerlo, de abrazarnos a su almohada, a mirar fotos viejas. Tenemos derecho a estar a oscuras. Tenemos derecho a mostrarnos felices por fuera y vacíos por dentro. Tenemos derecho a salir a trabajar o a sociabilizar sin mostrarnos con dolor, volver a casa y llorar hasta dormirnos.


Pero también tenemos derecho a un día, así sin más, superarlo todo o en partes, pero que ya no nos pese. Tenemos derecho a vernos felices, a caminar bajo el sol una tarde de sábado. A esperar el colectivo cantando nuestra canción favorita, a tomar helados con chispas de chocolate, a reír hasta que nos duela la panza. Tenemos derecho a salir a flote y volver al camino de la felicidad.


Y ese paso, ese amanecer nuestro, tenemos derecho a dejarlo llegar sin presión, sin fuerza, sin pensarlo, o pidiendo ayuda si nos es muy pesado. 

Lo que no tenemos derecho es a hacernos doler sin más sentido que ahogarnos y dejarnos morir desde adentro. Es nuestra obligación prender aunque sea una pequeña luz, aunque sea unos minutos al día. Lo que podamos. Sabernos vivos y fuertes, auqnue sea esos minutos, saber que quizá mañana nos duela algo muy fuerte, pero que pasado podremos sonreir. Y así, algunos pasos adelante, otros atrás, caminar el trecho rocoso que nos separa de lo que queremos latir.

Saber que un día va a amanecer, es nuestra esperanza.



 

(...)

dos segundos

. 23 de mayo de 2019
0 comentarios

Siempre se escapan los ojos cuando la dicha espera agazapada tras un sillón raído.

(...)

Si el problema somos nosotros

. 27 de abril de 2019
0 comentarios

Si te dejás la barba,
si te ponés ropa muy vieja,
si estás despeinado,
si tenés el pelo largo...

Si comés pescado,
si no querés cenar,
si preferís comer al café con leche,
si tiene grasa...

Si tiene mucha harina,
si el jamón está cortado en cuadraditos,
si el pollo tiene piel,
si ya comimos pizza...

Si fumás,
si te juntás con personas que fuman porro,
si vas a ese lugar que no me gusta,
si te juntás con tal o cual...

Si no me decís lo que pensás,
si diciéndome lo que pensás me hacés llorar,
si me decís lo que no quiero escuchar,
si no me abrazás lo suficiente...

Si te vas al trabajo,
si te vas a estudiar,
si viajás,
Si te acostás temprano porque al otro día madrugás...

Si te gusta garchar con la luz encendida,
si te gusta mirarme a la cara,
si te gusta fuerte,
si no tenés ganas de garchar...

Si el problema sos vos que no me decís a tiempo que el problema somos nosotros...



Nosotros - Yo - Vos - Nosotros - Nadie

(...)

. 8 de abril de 2019
0 comentarios

El 35 es el pajarito y el candelero. 
El 36 es la manteca y la silla. 
El 37 es el dentista y el chacarero. 
 
El 38 es la verdura y los dados.

(...)

Final I

. 5 de marzo de 2019
0 comentarios


"Siempre deseé escribir un western. Es muy divertido y, a la vez, muy difícil. Te pasas todo el tiempo preguntándote cómo demonios vas a escribir el tiroteo final."


City, Alessandro Baricco

(...)

Man on fire

. 26 de febrero de 2019
0 comentarios


Es bueno recordar bellos viejos momentos.

¿Es bueno recordar bellos viejos momentos?






Es bueno recordar bellos viejos momentos.

¿Es bueno recordar bellos viejos momentos?
 



¿Qué, vos bailás?

(...)

Para armar II

. 3 de febrero de 2019
0 comentarios


Yo vivo en una ciudad
donde la gente:

a) aun usa gomina
b) toma aspirinas
c) ya no camina

donde la gente se va a la oficina:

a) sin un minuto de más.
b) sin su delantal.
c) sin su arma mortal.

Yo vivo en una ciudad
donde la prisa del diario trajín:

a) parece un film de Carlitos Chaplin
b) trae mocos con hollín
c) retiene mucho orín

aunque sin comicidad.

Yo vivo en una ciudad
que tiene un puerto en la puerta
y una expresión boquiabierta
para lo que es:

a) novedad.
b) curiosidad.
c) banalidad.

y sin embargo yo quiero a ese pueblo
tan distanciado entre si, tan solo
porque no soy mas que alguno de ellos
sin la gomina, sin la oficina
con ganas de:

a) renovar.
b) aniquilar.
c) estallar.
d) disfrutar.

Yo adoro a mi ciudad
aunque su gente no me corresponda
cuando condena mi aspecto y mis ondas
con:

a) un insulto al pasar.
b) una trompada de knok out.
c) la condena social.

Yo adoro a mi ciudad
cuando las chicas con sus minifaldas
parecen darle la mágica espalda
a la inhibición popular


Yo adoro a mi ciudad
aunque me acuse de:


a) loco y de mersa
b) chavista y persa
c) clasista y conversa

 

aunque guadañe mi pelo a la fuerza
en un coiffeur seccional


y sin embargo yo quiero a ese pueblo
porque mi incita le rebelión
y porque me da infinitos deseos
de contestarles y de cantarles
mi novedad, mi novedad...



Letra de la canción
Miguel Cantilo - Yo vivo en una ciudad


(...)

Diez años challenge

. 20 de enero de 2019
0 comentarios

Hace diez años me dejabas una nota en el parabrisas. Una sonrisa en un papel blanco. Mi auto estaba estacionado debajo de la magnolia (el Magnolio). No me presenté en marzo, ¿sabés? Y no, no fue culpa tuya, fui yo, llegando tarde a los momentos importantes. Como ese viernes. Algún día me va a pesar tanto, tanto más, que no voy a poder seguir.
Seguir. Todo siguió adelante, con los corazones rotos, con ese veneno oscuro corriendo por nuestras venas. Pero siguió. No me siento digno de cargar con esta tristeza. Yo tengo que cargar la culpa, pero me la saco de encima como si fueran los mosquitos en Las Flores, diez años atrás. Los espanto, pero vuelven insistentes en el medio del silencio a revolotearme en la oreja. Tanto más, porque la culpa crece con el tiempo, anida, se acomoda, reposa como un retrovirus que infecta el adn de las mitocondrias.
Diez años atrás, laputamadre. Diez años atrás éramos felices. Nos picaban los mosquitos en Las Flores. Cantábamos canciones lindas y mirábamos las estrellas tirados en el pasto. Ya no miro estrellas, ya no volví a Las Flores. No pude saludar a tu vieja por el cumpleaños. Me cuesta saludar a la gente en los cumpleaños, pero tu mamá me cuesta más. Siempre los tengo presentes, me duele que nunca les dije lo culpable que me siento por no haber llegado unos días antes, por querer cumplir con mi trabajo en lugar de ir corriendo a encontrarte.
Diez años atrás. La putamadre. Diez años atrás éramos felices. Yo era feliz al menos. Era el cumpleaños de él. Y estaba de mal humor, para variar. Trabajamos en el campo, aunque no nos dejó manejar el tractor. Al final del día nosotros sacábamos fotos y él daba vueltas, fingiendo estar seriamente ocupado. Tu foto en el atardecer es la última fotografía realmente feliz de un atardecer que yo haya sacado. Tan linda, vergonzosa. Esos días los pasamos felices, tomamos mate, nos trepamos a los árboles y jugamos un rato a ser la mamá y el papá, a ser los niños y los duendes. Tu foto la perdí cuando perdí todo lo que me quedaba, pero la tengo acá en la retina, pegada con la fucking gotita, que nada nada lo despega. Hoy caía el sol en esta caja de cemento, esta caja rodeada de asfalto, y te extraño tanto chabona. Laputamadre.
Diez años atrás. La putamadre. Diez años atrás yo era feliz. Te extraño tanto chabona. Tanto.

(...)

Consignas para un tener buen ambiente de trabajo I

. 17 de enero de 2019
0 comentarios

  1. La tensión ayuda al trabajo.
  1. La tensión que no ayuda al trabajo es agobio.

(...)

Owners

. 15 de enero de 2019
0 comentarios


Daemons. They don’t stop working. They’re always active. They seduce. They manipulate. They own us. And even though you’re with me, even though I created you, it makes no difference. We all must deal with them alone. The best we can hope for, the only silver lining in all of this is that when we break through, we find a few familiar faces waiting on the other side.




Source: Mr. Robot - S1.Ep4

(...quotes...)