Somebody That I Used To Know

. 27 de enero de 2015
0 comentarios






Somebody That I Used To Know


Now and then I think of when we were together
Like when you said you felt so happy you could die
Told myself that you were right for me
But felt so lonely in your company
But that was love and it's an ache I still remember

You can get addicted to a certain kind of sadness
Like resignation to the end
Always the end
So when we found that we could not make sense
Well you said that we would still be friends
But I'll admit that I was glad that it was over

But you didn't have to cut me off
Make out like it never happened
And that we were nothing
And I don't even need your love
But you treat me like a stranger
And that feels so rough
You didn't have to stoop so low
Have your friends collect your records
And then change your number
I guess that I don't need that though
Now you're just somebody that I used to know

Now and then I think of all the times you screwed me over
But had me believing it was always something that I'd done
And I don't wanna live that way
Reading into every word you say
You said that you could let it go 
And I wouldn't catch you hung up on somebody that you used to know...

But you didn't have to cut me off
Make out like it never happened
And that we were nothing
And I don't even need your love
But you treat me like a stranger
And that feels so rough
You didn't have to stoop so low
Have your friends collect your records
And then change your number
I guess that I don't need that though
Now you're just somebody that I used to know

I used to know
That I used to know

Somebody...

(...)

Fact V

Cuídate de que no falten:

un libro de Bukowski,

la canela, 

un whisky malo, 

las cucarachas voladoras.


Porque las poesías pueden ser todo, menos cómodas.

(... Hay poesías que solo existen en las húmedas y oscuras noches de verano ...)

Feels like sugar

. 11 de enero de 2015
0 comentarios




Hjaltalin - Feels like sugar 


Peaceful mind, with invisible scars, scars that won't heal. 

Dead alive, butterflies in my eye. 

Howling hearts, quiet enemies.

Right or wrong, gravity holds, it holds me down. 


Is it a sin I can not stop, or is it a dream that I can not drop? 


Completing life with limited time, limited breathing time. 

Chains of tranquillity, and simplicity choke, they're choking me. 


Is it a sin I can not stop, or is it a dream that I can not drop? 

I guess it's wrong, yes it's wrong. 

It's so wrong, yes it's wrong. 


And it feels like sugar, but tastes like rain. 

And it's just like living, but without the pain. 

When it tastes like sugar, but feels like rain, 

then soon you'll discover it's all the same. 


Drifting in the sea of salty thoughts. 

Secret little lies tied up in knots. 

It's all wrong, nothing's wrong. 

Like a thundercloud in a clear blue sky. 

Fighting wishful thoughts without knowing why. 

It's alright, nothing's right. 



Completed life has unlimited time, unlimited breathing time. 

Stuck in serenity and simplicity it chokes, it's choking me. 


Is it a sin I can not stop, or is it a dream that I can not drop? 

I guess it's wrong, yes it's wrong. 

It's so wrong, yes it's wrong. 

Nothing's wrong! 


And it feels like sugar, but tastes like rain. 

And it's just like living, but without the pain. 

When it tastes like sugar, but feels like rain, 

then soon you'll discover it's all the same.

(...)

Stars are made of blues

. 10 de enero de 2015
0 comentarios

Sometimes I'm like loving these nights alone.

But I wonder if you could come this far some day.

Leaving prejudice and sorrow in a broken tear.


It has been a while since the last time,

And I feel the silence striking on me.

I have been left in this place all by myself.


All the doctors smile at the clinic of love.

Sing and dance.

I just don't know if I want to keep this one away.


The leaves are whispering our names,

At the forest of whispering trees.

Make a star shine over mi eyes tonight,

And I will know you are still fighting with the ghosts of your Arctic bears.


And I will make an effort  to keep on loving these nights alone,

At the city in which everyone keep singing,

Come on, move on.


(... Del 18 de enero de 2007 - 08:10 am ...)

Capítulo I

. 9 de enero de 2015
0 comentarios

Esa enorme intriga de no saber el destino de nuestros pensamientos. ¿Dónde nos llevarán las imágenes que se arremolinan frente a nuestros ojos? A veces dulces, a veces terroríficas imágenes de la fantasía de nuestras vidas. ¿Resultarán reales alguna vez? ¿Vendrán como esclavos de nuestro destino a acurrucarse firmemente en nuestro presente? La noche oscura se adueña de todas ellas, las reales y las ficticias, enmascarándonos, enmascarándose y borrándose de nuevo para volver a lo que son. Incertidumbre. Miedo. Dolor. Angustias y deseos. El sol cae ardiendo sobre la ciudad que todo lo alberga. Todo menos la certeza del cambio. Eso queda en nuestra fuerza de voluntad.

Julia se despierta sobresaltada. El reloj sobre su mesa brilla como el fuego, son las 3:09 y falta para el amanecer. El sudor la cubre por completo. A tientas baja de la cama y se dirige a la ducha. Cuando la frescura del agua la despierta, se da cuenta que aún lleva su ropa interior. Apolla su frente contra los azulejos, dejando escapar un llanto que la sobrepasa. Toda la tristeza de su pecho la empuja desde adentro. Tiembla tanto que no puede mantenerse en pie. El agua la calma, pero no es suficiente esta vez. El llanto es cada vez mas fuerte. Todo su ser estalla en angustia.

Cuando suena el despertador, Julia sabe que hace sólo unos instantes estaba despierta, peleándo con su tristeza. Sus ojos aún le dolían de tanto llorar. Ni siquiera hace el intento de levantarse, sabe que no tiene las fuerzas. Apaga el reloj y la consume el sueño.

Su vida se escapa, se desgasta, se corroe atrapada en la celda que sus propios monstruos han construído. Perdida dentro de su propio frasco, sin la fuerza de romper esa cárcel que sólo existe porque ella así lo quiso. Ya todos los que la rodean han dejado de insitirle. Nadie puede obligarla a tener fe en si misma.

Por ello, esa mañana, la muchacha aplicada, pulcra y amable, se quiebra. Despierta en medio de sus propios gritos, golpeándose la cara con fuerza, zamarreándose con tanta fuerza que hasta las sábanas comienzan a lastimarla. 

Los gritos se oían en todo el edificio. Eran desgarradores. Un vecino logró entrar tirando la puerta abajo. La encontró en el piso, junto a la cama, con cortes y magulladuras por las que brotaba la sangre a borbotones. La abrazó, mientras otra vecina llamaba una ambulancia. Ella entre sollozos alcanzó a decir: "Esto no es lo que soñé. Vos nos sos lo que soñé" y se desmayó.

(...)

Those Dancing Days - Run Run

.
0 comentarios


(... 21 de septiembre ...)

Edward Sharpe & The Magnetic Zeros - Home

. 10 de octubre de 2014
0 comentarios



(...)

Fact IV

. 9 de setiembre de 2014
0 comentarios

I Love You, You Imbecile! 
Pelle Carlberg 

I love the way you talk 
I love the way you stalk 
me with your mobile phone 
I love the way you smile 
The way you're juvenile 
I love the way you moan 

I can live with vanity and puns 
and the morning temper runs 
I can live with all your downsides 
I can live with you high 

All I want, all I need 
All I want is you 
I can live with all the stupid things you do 

I love the way you dress 
the way you make a mess 
and that you're always late 
I love the way you smell 
and I can always tell when you exaggerate 

I can live with vanity and puns 
and the morning temper runs 
I can live with all your downsides 
I can live with you high 

All I want, all I need 
All I want, all I need 
All I want, all I need 

All I want is you 
I can live with all the stupid things you do.

(ok, mas pruebas de que hay gente inspirándose en mi vida)

Fact III

. 29 de agosto de 2014
0 comentarios

Resulta que a veces no nos animamos a decir, por miedo a lastimar. 
Y salimos lastimados nosotros. 
Y nos perdemos de vivir cosas lindas. 
Y moriremos con la duda, ¿hubiera sido distinto? 

Y bueno, en la vida hay que alejarse de los cobardes, de las personas falsas, de aquellas que no sienten pasión. 

Quizá entonces, será una mejor vida. 

Y yo, soy cero cobarde, digo lo que siento y vivo empapándome de mis pasiones. 

Vos, fijáte. 

Mientras tanto, aquí, en la gran ciudad, una nueva hora, comienza.

(... spring is coming ...)

Disclaimer

. 12 de agosto de 2014
0 comentarios

Vale, vale todo. 

Valen tus ojos cada mañana, 
Vale el sol entrando por la ventana, 
Vale el mar y las montañas, 
Vale tu risa y tu mirada. 

Vale, Vale todo. 

Vale la miel y la amargura, 
Vale el dolor que me infringís con locura, 
Vale el resto y vale la falta, 
Vale la piel sangrando descamada. 

Vale, Vale todo. 

Vale el silencio y valen las palabras, 
Vale el hecho y lo desecho, 
Vale el camino y las paradas, 
Vale el tiempo en cada trecho. 

Vale, Vale todo. 

Vale mentirme con holgura, 
Vale saberme fuerte aún con tus amarguras, 
Vale que pienses que yo también tengo las culpas. 
Vale que insistas en decir que te importa esta utopía, 
Vale que demuestres que fue solo una fantasía. 

Vale, Vale todo. 

Vale ser segundo aun cuando ya no había primero, 
Vale ser entretenimiento cuando no había divertimento, 
Vale que sea por años enteros. 
Vale pensar que todo puede durar un instante, 
Vale temer, más nunca vale ser cobarde. 


Vale, Vale todo. 

Más nunca valdrá la pena el esfuerzo que hiciste en lastimarme, 
Porque nada tengo yo que puedas lastimar, 
Porque nada vale verme llorar, 
Porque en el principio ya soy el final, 
Y al final, fui solo el comienzo.

(...)

Viejas reflexiones

. 7 de mayo de 2014
0 comentarios

Todos somos distintos, cada día que pasa, cada persona que conocemos, cada comida que probamos, todo nos cambia, nos modifica. Y luego, hoy, somos todos esos distintos yo. Todos forman parte de uno, son agua de un mismo río. Un río que se nutre de todos ellos, un río que aprende y supera obstáculos. Un río que sigue fluyendo. Un río que se abre camino y cambia de dirección, pero que nunca retrocede. Un río que sigue siendo río a pesar de todo. A pesar de todo, el mismo río. Un río que nos une. Que une al niño, al adolescente y al adulto, en todas sus versiones, las versiones de cada día. Un río que nos hace uno.
Y el universo sigue girando, así como el río sigue fluyendo hasta que encuentre el mar y se funda en un todo con todos los otros ríos. Un día nos daremos cuenta que el río es universo también.
Todo regresa al lugar de origen. Incluso yo, aunque no sepa donde sea ese lugar, sé que en el final, cuando ya todo sea un recuerdo, estaré ahí y ya nada cambiará. Y eso me da felicidad.

(...)

La cañada de Pj'erb Rhaab - Parte 1

. 17 de abril de 2014
0 comentarios






El


viejo, tenía un gran libro, lleno de figuras y muchas historias. Phaj miraba atento una a una sus bellas imágenes. Fue el único momento en el que la carpa de Tgan Hagg estuvo en calma.

- ¿Ha escrito usted todos estos cuentos? preguntó Phaj.

- ¿Cuentos? ¡Cuentos! -exclamó Tgan entre risas- No, pequeño, este libro contiene la historia de los grandes héroes, los Suryes. Claro, antes que Baahi los arrastrara a la desgracia, con su gran codicia y vanidad.

- ¿Acaso escribieron la historia de una estatua? - preguntó señalando una de las figuras, finamente dibujada, con detalles en oro y plata.

- ¡Ah! Niño, ese es Kher'an Oghan. -la cara de Tgan Hagg se nubló de tristeza y melancolía- Triste, triste final de un gran héroe. Salvó el reino en innumerables batallas contra los Zajhts. Aún con sus monstruos y gigantes ferozmente armados, nunca pudieron detenerle. Gracias a él tenemos paz en nuestro reino. Blandió su espada con sabiduría; luego de una vida de defender el reinado de Shar Pbeh, no dudó ni un segundo en oponérsele cuando lo cegó la codicia y la sed de poder. Todo el pueblo lo adoraba.

- Pero tuvo un triste final -prosiguió- Cuentan que se encontraba triste porque había perdido a su amor en manos de un demonio que lo emboscó cuando él y su amada viajaban hacia el oasis de Agsen. Mató al demonio, pero no pudo salvar a su mujer. ¡Qué gran tristeza llenó su corazón! -La voz de Tgan Hagg era cada vez mas triste-

En el libro relata que al regreso del desierto, mientras recordaba su desdicha uno la podía ver en sus ojos, profundos como el más profundo de los mares. Todo el dolor y su sufrimiento podían verse. Ya no era querido entre los suyos, su tristeza estrujaba los corazones de quienes lo rodeaban, y nadie soportaba estar a su lado. Baahi, que había subido al trono tras la sorpresiva muerte de su primo, lo desterró, diciendo que en ese estado desmoralizaba a las tropas y al pueblo entero. Los que hasta ese entonces se decían sus amigos no hicieron nada por retenerlo. Lo abandonaron.

¡Y luego todo el reino estuvo embrujado! . ¡Seguramente embrujados todos!  -agregó Tgan Hagg- Kher'an Oghan solo, completamente perdido... Seguramente algún demonio, aprovechando su debilidad, lo empujó al vacío ¡sumido en la mas grande de las tristezas! ¡Una gran fuerza debió ocuparse de ello! Debe haber sido eso, si. un gran embrujo

Kher'an Ogan, el caballero dorado, el que no podía morir, no sentía afecto por la vida. Condenado a vivir su amargura, se marchó con el solsticio de verano, armado sólo con una pequeña pieza de nácar que colgaba de su cuello. Caminó por el desierto recitando su desdicha, y cada uno de los recuerdos de su amor.

Obnubilado por su desdicha caminó sin rumbo. Los demonios que habitan el desierto, lo odiaban, pero aún le temían. Con artimañas y espejismos lo condujeron a la cañada del Pj'erb Rhaab. Los demonios Kjield Hong, de corazones hambrientos como pozos sin fondo, lo cobijaron entre sus más dulces mentiras, lo acomodaron en el centro de la cañada rodeado de piedras filosas, y lo envolvieron en sus horribles halagos. Entonces, se quedaron escuchándolo, una y otra vez, contar su penosa pérdida. Alimentándose eternamente de sus pesares.

Y día a día, se fue enredando en sus engaños cada vez más, y todo su ser se fue entumeciendo, hasta no poder siquiera mover los ojos. Poco a poco fueron pasado las épocas y el bello caballero que alguna vez doró al sol, se convirtió en una gris estatua de piedra cuyo corazón inmortal destila el alimento de sus captores.

- Pj'erb Rha, un mítico lugar, tenebroso lugar -añadió Tgan Hagg- Cuando el caballero despertó del trance, ya era tarde, no pudo escapar.

Y prosiguió- La melancolía del caballero recorrió de regreso los pasos que lo habían acercado a la cañada. Atravesó el desierto, mares, montañas y praderas pidiendo auxilio. Algunos aventureros que han escuchado su llamado, dicen que es un hermoso oasis en medio del gran desierto. Grandes palmeras y árboles crecen en él. Pero no hay ni un alma que mueva el aire, ni mosca siquiera. Sólo una vegetación siempre verde, y demonios, claro. Siempre mencionan a los demonios. Y que los oscuros miserables están siempre atentos, celosos de sus presas.  Pero eso fue hace tiempo, -suspiró- y hasta los inmortales pierden la fuerza y las esperanzas. -murmuró el viejo alejándose-

- Es sólo un cuento de locos, nadie jamás ha encontrado el lugar -acotó Logh Pset, que había entrado a la carpa sin que nadie lo advirtiera. No llevaba turbante, y se lo veía contento- Ven Phaj, tengo algo que mostrarte.

28/01/2011 - 26/03/2014

. 26 de marzo de 2014
0 comentarios

Me abandonas y me dejas girando la moneda, no hay mas tardes con esperas, ni una noche mas en vela...

He perdido la cabeza, mancillado mi nobleza, revolcándome en tus sombras y en tus sueños no me nombras.

No pretendo ya mas que entiendas mi alegría o mi tristeza, mi dicha y mi dolor.

No te espero un carajo, es mucho mas trabajo mantener la esperanza que animarme a la resurrección.

(.en edición.)

La dinastía perdida - Parte 1

. 11 de febrero de 2014
0 comentarios





E n el aire, no sólo el perfume a azahares y jazmín indicaba la llegada de un nuevo equinoccio de primavera. La jungla rebosaba de hojas verdes y flores de todo tipo. Enormes bandadas de pájaros surcaban el cielo por sobre el dosel de la selva. Los monos y otras bestias daban a conocer su creciente actividad a medida que el sol se acercaba mas al horizonte. Lo que podría describirse como un concierto desafinado con gritos, aullidos y rugidos. En medio de tal despliegue de hormonas, un joven Surye dormía plácidamente recostado en la copa de una palmera. Su nombre era Phaj.

Pertenecía a una familia que lo había perdido todo. Un padre estafador, una madre con reputación de bruja, hermanos que sólo traían disturbios y problemas. Una familia modelo, en fin, lo que en India traería mas de un siglo de maldiciones. Pero, ¿qué se podía esperar de unos Suryes?

Hacía meses que no veía a sus padres, vivía en una especie de choza que había construido él mismo sobre un enorme árbol, a poca distancia de donde se encontraba ahora. Un clan de monos se movía ruidosamente entre los árboles. Pero ni uno solo de esos chillidos podría haber preocupado menos a Phaj. Sin embargo, se sobresaltó. Algo distinto se aproximaba desde el corazón de la selva. Un ruido constante y cada vez mas notorio.

En efecto, había escuchado el paso de unos caballos y, curioso por naturaleza, de un salto se encontró persiguiéndolo por lo que parecieron kilómetros. Los caballos hacían lo posible por acelerar el paso, pero las recientes lluvias habían deteriorado el único camino que atravesaba la jungla. Y era tal el estado que en algunos tramos parecían detenidos. Los soldados que acompañaban al carruaje atendían a cada movimiento a su alrededor, listos a desenfundar sus espadas, mientras que el chofer no podía ocultar el temor de quedar a merced de alguna bestia. Observaban detenidamente, pero claro, a la distancia que se encontraba Phaj, era imposible detectarlo. Ellos en cambio se destacaban considerablemente.

Phaj, simpáticamente desgarbado, ágil y permanentemente lleno de hojas y tierra, corría entre las plantas, siguiendo con la mirada un carruaje que golpeaba en cada escollo. Se movía con natural destreza, como si sus pies y manos conocieran cada palmo de la majestuosa vegetación, sin mirar, entre piedras, troncos y alguna que otra serpiente. Con la misma naturalidad que se movía en la jungla, detuvo su marcha. La cerrada selva terminaba abruptamente en enormes campos de arroz y té, que rodeaban una bulliciosa ciudadela. Ni un cosechero a la vista. Raro. Inmediatamente, sus ojos se posaron en la majestuosa mole que coronaba el horizonte.

El enorme castillo, engalanado, señalaba el comienzo de las festividades. Todo se mostraba exuberante. Las piedras de mármol gris resplandecían ante la luna como en ningún otro ocaso. Los cerámicos de colores brillaban y relucían como hermosos caleidoscopios. La guardia armada vestía sus mejores galas. Pocos recordaban haber visto tal espectáculo.

Phaj, miró al frente y pensó que las primeras sombras de la noche eran el momento ideal para esconderse entre las carrozas que entraban al castillo. Y allí fue, corriendo entre las plantas de té, que enmarcaban el camino a la ciudad. Se mezcló con las carrozas que entraban al poblado. Podía ver como la comitiva que lo había despertado caminaba lentamente por la calle principal. En la cara del chofer, casi no quedaban rastros del temor que mostrara momentos atrás. En un momento, la caravana se vio envuelta en una multitud de bailarines, con estandartes, flores y pequeñas antorchas. Desde el interior de la carroza, se asomó un joven sahib, vestido de gala, con un turbante turquesa engalanado con un enorme diamante. Phaj aprovechó la distracción de la multitud y, con velocidad y certeza, se escondió debajo del equipaje.

Atravesaron una innumerable cantidad de puertas y plazas de armas, la música se escuchaba por todos lados; en las callejuelas, plazas y salones la gente se agolpaba alegre y festiva. Se dio cuenta que estaba en el carruaje de alguien importante, porque a medida que avanzaban la música era cada vez más refinada. Y por cierto, se acercaban a los salones de la realeza. Allí, el mismísimo gran majarash, la persona mas importante de todo el Punjab, nobles de la India y otros reinos, se habían reunido para fumar, beber y disfrutar de exóticos manjares. Una fiesta colosal. Si Phaj se había quedado sin palabras con el espectáculo que pudo ver en el camino, lo que tenía frente a sus ojos lo sacó completamente de quicio.

Las mesas desbordaban de comida, la gente bailaba envuelta en trajes y vestidos de seda y velos de colores. Enormes almohadones servían de descanso para otros, que charlaban a viva voz y reían con todas las fuerzas. No había en toda la ciudad un ser desdichado. Bueno, eso no era tan cierto. Había dos personas que no estaban disfrutando del banquete. Uno claramente era nuestro amigo Phaj, que había conseguido esconderse entre unos telones que decoraban el salón. El otro era el joven príncipe. Su hermoso ropaje y turbante, contrastaban notoriamente con sus vacíos ojos verdes y su sonrisa mínima.

Estaban lejos, y la enorme fiesta los separaba, pero por esas cosas que solo la providencia conoce, Phaj y el triste sahib cruzaron sus miradas.

¡Pobre y desdichado Phaj, su alma no podía contener tanto temor y desdicha! ¡Ya podía sentir los grilletes y los latigazos de la guardia real, las ratas caminando sobre su cabeza, el hedor de los calabozos del castillo! ¡Y hasta hace unos segundos disfrutaba con todo su ser de la idea de abalanzarse sobre las sobras de tal banquete! Su estómago hacía mas sonidos que toda la banda junta, y la desdicha lo atormentaba antes de poder saborear unas migajas siquiera.

Miraba a su alrededor y no había escapatoria, soldados, príncipes y doncellas lo rodeaban. Con un sólo gesto del príncipe, sería presa fácil. Se sentía desfallecer. Volvió a mirar y su corazón se detuvo. ¡El sahíb triste ya no estaba en su enorme almohadón!

- ¿Quién eres? ¿Qué haces aquí?

Phaj estaba mas pálido que cuando había nacido. De no ser por los ruidos que hacía su panza, y la transpiración que corría por la frente de nuestro amargado ladronzuelo, el joven sahib hubiera pensado que se trataba de una escultura muy realista. Estaban los dos bajo la misma cortina. Phaj ni siquiera respiró.

- Ven, sígueme, ¡te lo ordeno! -exclamó con voz firme y segura. Estiró un brazo y abrió su enorme capa, señalando que se ocultara a su espalda. A Phaj sólo le quedaba obedecer.

Caminaron hacia el carruaje del príncipe, que se encontraba en uno de los enormes patios del castillo. Con algo de suerte consiguieron entrar ambos sin que nadie viera a Phaj. El sahib prendió una pequeña lampara. Phaj se quedó inmóvil a un costado de la puerta. La carroza era bastante grande y una pila de almohadones con bordados y dibujos de colores vivos era el mayor mobiliario. Había una canasta con frutas, vasijas y algunos objetos personales, necesarios para un largo viaje.

- ¿Quién eres? ¿Qué haces aquí? -repitió el sahib- Soy Logh Pset maharashi de Loh'Panj, ¡me debes contestar!

Phaj no salía de su trance. No entendía qué estaba sucediendo.

¡Te ordeno que me respondas! -increpó el príncipe- O llamaré a los guardias y entonces..

- ¡No! ¡A los guardias no! ¡Por favor! -suplicó Phaj.

- ¿Entonces?

- Soy Phaj, vivo en la selva. Vine tentado por la música y las luces.

- Y la comida. Vi como mirabas la comida.

Phaj simplemente asintió, e inoportunamente sus tripas volvieron a sonar.

- ¿Acaso no te bañas nunca? Hueles a pantano.

- Es mejor así, en la selva debes ser lo menos apetecible posible. He visto...

- ¿Realmente vives en la selva? ¿Con los monos, los tigres y las serpientes?

- Si, y arañas, escorpiones, panteras...

Cuando de repente un golpe en la puerta hace que Phaj, de un solo movimiento fuera a parar debajo de la pila de cojines. Su corazón no paraba de dar saltos.

- Disculpe, su majestad, ¿se encuentra bien? -pregunta uno de los soldados a través de la puerta.

- Sólo un poco aturdido, es todo. Déjenme descansar. -ordenó Logh Pset.

- Si, mi señor - respondió el soldado, luego se escucharon sus pasos alejándose.

Mirando la pila de colores, Logh Pset sonrió.

- Realmente conoces los calabozos de este castillo, ¿no?


A primera vista

. 5 de febrero de 2014
0 comentarios

Cuando no tenía nada deseé 
Cuando todo era ausencia esperé 
Cuando tuve frío temblé 
Cuando tuve coraje llamé 

Cuando llegó carta la abrí 
Cuando escuché a Salif Keita bailé 
Cuando el ojo brilló entendí 
Cuando me crecieron alas volé 

Cuando me llamó allá fui 
Cuando me di cuenta estaba ahí 
Cuando te encontré me perdí 
En cuanto te vi me enamoré 




Letra y música Chico Cesar
En el corazón, por Pedro Aznar

(...)

Extractos de un adiós

. 2 de enero de 2014
0 comentarios

"Mirá, a mi podés decirme todas las mentiras que quieras, no te las voy a discutir. Pero por favor, no te las creas vos mismo, que eso hace mucho daño. Hay pocas cosas peores a convencerse de las propias mentiras." "Yo remo, y la remo, pero si me sacás el tapón de la pileta..." "Yo voy a estar siempre que me necesites." "No desaparézcas, pero no me mandes mensajes extraños." "Lo que no te voy a perdonar es que me hayas dicho la fátidica frase 'no sos vos, soy yo'." "Te amo, te voy a amar siempre."

(...)

Jazz de noviembre

. 27 de noviembre de 2013
0 comentarios

Stars shining bright above you,
night breezes seem to whisper "I love you"
birds singin' in the sycamore trees,
dream a little dream of me.

Say nighty-night and kiss me,
just hold me tight and tell me you'll miss me
while I'm alone and blue as can be,
dream a little dream of me.

Stars fading but I linger on dear,
still craving your kiss
I'm longin' to linger till dawn dear,
just saying this.

Sweet dreams till sunbeams find you,
sweet dreams that leave all worries behind you
but in your dreams whatever they be,
dream a little dream of me.

Stars shining up above you,
night breezes seem to whisper "I love you"
birds singin' in the sycamore trees,
dream a little dream of me.

Sweet dreams till sunbeams find you,
sweet dreams that leave all worries behind you
but in your dreams whatever they be,
dream a little dream of me.

Yes, dream a little dream of me

"Dream a Little Dream of Me" 1931, by Fabian Andre & Wilbur Schwandt. 
Poesía de Gus Kahn.


(Yes, dream a little dream of me...)

Génova IV

. 18 de octubre de 2013
2 comentarios

La ciudad está detenida en el tiempo, pero modernizada a la vez. Las calles repletas de gente haciendo las compras navideñas y muchos agolpándose en la feria de libros ubicada en una linda galería con el techo vidriado. Música, bailes y sonrisas en cada rincón. Incluso, me encontré con un espectáculo de tango, con orquesta en vivo. Charlé con algunos transeúntes, que se me acercaban, seguramente curiosos por mi sonrisa y mis exclamaciones de alegría y asombro. 

En los bares, lectores absortos mientras en sus mesas el café humeaba tímidamente. En las calles el bullicio. La lluvia no detiene a nadie, los paraguas salen a relucir en todos los colores. Lamentablemente mi cámara no funcionaba y sólo me queda el recuerdo de la plaza De Ferrari con su majestuosa fuente bajo el cielo plomizo, rodeada de paraguas alegres, en un despliegue naturalmente coreográfico. 

Algunos de los muros que rodeaban a la antigua ciudadela, siguen de pie, y son un excelente punto para observar la ciudad desde arriba. Las enormes escalinatas, o las pequeñas callejuelas tienen en común la belleza, las historias y la emoción. Como muchas veces me ocurriera a lo largo de Italia, cada vez que levantaba la mirada, una postal se mostraba frente a mis ojos. Las cúpulas de bronce, de mármol y de piedra, son hermosa moneda corriente. 

En un pequeño restaurant almorcé un plato típico genovés, un pescado acompañado de unos buñuelos de los que lamentablemente no recuerdo el nombre. Lo que sí recuerdo, era que el dueño del bar, me invitó unas copas de prosecco, y terminamos charlando acerca de mi viaje, de Buenos Aires y de la comida. Estaba sorprendido de que viajara solo, y con el correr de los minutos terminó felicitando mi determinación. 

Luego de una larga caminata, desde el Corso Cairoli, me encontré con la estación de Brignole, mas acorde con lo señorial y majestuoso de Génova, se encuentra en el centro de la ciudad, rodeada de parques y palacios. Mucho mas agradable y turística. Aún así, sigo pensando que haber llegado a la estación Príncipe y entrar a la ciudad por la parte mas oscura, fue una buena casualidad del destino. 

Por la noche, las calles iluminadas, la gente brindando en los bares, y un espectáculo que me sorprendió: poemas proyectados en las calles, paredes y monumentos, en homenaje a uno de sus grandes escritores, Ungaretti. Emoción a flor de piel. Felicidad a pleno. La mañana siguiente, al partir, también me encontré con lágrimas en los ojos. 

Génova cumple con creces los requisitos de una gran ciudad y su recuerdo alimenta con alegría mis ganas de volver a visitarla.

(...)

Fact II

. 28 de agosto de 2013
0 comentarios

Soy adicto.

Lo digo sin dudarlo. Por intentar cubrirme, me veo envuelto en enredos y situaciones incómodas todo el tiempo. No importa cuánto me esfuerce para pensar coartadas y escusas, siempre hay detalles que no pueden esconderse.

Soy adicto, siempre lo fui. Lo mas curioso es que soy adicto a tantas cosas al mismo tiempo que no puedo dedicarme todo el tiempo a obsesionarme con sólo una de mis adicciones. entonces todo parece mas normal.

(...)

Starring

. 3 de marzo de 2013
0 comentarios

(...)

. 2 de marzo de 2013
0 comentarios

Hasta hace unos días 
podía arreglar la computadora usando macarrones, 
y sin dejar manchas de tuco en el piso. 

Volar a la luna era sólo cuestión de suspiros, 
algo que hacía entre rondas de mate. 

Hasta hace unos días, vos. 

Hasta hace unos días
todos los crucigramas tenían todas las palabras
y sin repetir las mas fáciles.
Podía vivir miles de vidas en un viaje de tren,
sin pasarme de mi destino. 

Hasta hace unos días, vos. 

Hasta hace unos días 
cualquier momento era un buen momento para el amor, 
y no había momentos vanos. 
Y podía preparar un postre con ananá 
y así llenarme de felicidad. 

Y no necesitaba de acupuntura o de exóticos elixires.

Y no pensaba en el futuro ni en el pasado. 

Hasta hace unos días, vos. 

Pero hasta los amores eternos pueden durar unos segundos. 

Hasta hace unos días vos.

(...)

. 14 de mayo de 2012
0 comentarios

Como siempre, esto es un caleidoscopio, la difracción de la realidad, de una imagen de la realidad, vista desde ángulos distintos. En definitiva es ficción, porque la realidad nunca puede ser abordada desde un número finito de ángulos. Y entonces, hay un punto en que lo real y lo ficticio se emparentan. Y en mi mente terminan siendo una pareja de amantes, caminando de la mano, en un país lejano. Un país al que no pertenecen ni por nacimiento ni por crianza. Caminan juntos, porque nadie los conoce, nadie sabe quién es quién. Juntos porque se confunden y se mezclan. Y pasan a ser uno.

(...)

Rezo por vos

. 11 de mayo de 2012
0 comentarios

La indómita luz se hizo carne en mí 
y lo dejé todo por esta soledad. 
Y leo revistas en la tempestad 
hice el sacrificio 
abracé la cruz al amanecer. 
Rezo, rezo, rezo, rezo. 
Morí sin morir 
y me abracé al dolor 
y lo dejé todo por esta soledad 
ya se hizo de noche 
y ahora estoy aquí 
mi cuerpo se cae 
sólo veo la cruz al amanecer. 
Rezo, rezo, rezo, rezo por vos. 
Y curé mis heridas 
y me encendí de amor 
Y quemé las cortinas 
y me encendí de amor, 
de amor sagrado. 
Y entonces rezo. 


Autores: Charly García y Luis Alberto Spinetta

(...)

Apocalipsis

. 1 de mayo de 2012
1 comentarios

Hace diez días que no conseguimos juntar yerba para hacer un mate. La yerba que teníamos nos duró dos semanas. La secamos al sol varias veces, con un poco de azúcar, hasta que sólo era musgo y hongos. Hemos revisado todas las yerberas y estirado todos los paquetes, hasta sacar la última pizca que quedaba en sus pliegues. Lo último que encontramos fueron cuatro saquitos de mate cocido. Que fuera solo polvillo, ni un atisbo de hoja, no nos importaba. Lo disfrutamos como si fuera el mate más rico. 

Ya no sólo se extinguió de Buenos Aires, sino que tampoco se consigue en otras provincias. Hay quienes están intentado matear con otros yuyos, pero la mayoría han sido hospitalizados. En la otra cuadra, los hippies del centro cultural probaron con hojas de fresno. Murieron todos. A pesar del cuadro, la gente sigue intentando dar con alguna hoja de efecto similar. Don Alberto aseguraba que la lechuga seca, zafa. Pero no pudo soportar la descompostura. Murió deshidratado, que paradoja.

No habíamos previsto semejante tragedia. Pensábamos que los yanquis, con sus escondites bajo tierra, con sus provisiones para la guerra nuclear y esas forradas, eran unos exagerados. Hoy los entendemos. ¿Porqué no habremos stockeado unos kilos en la alacena? 

Por las calles se murmura que se están armando grupos guerrilleros para asaltar a los que se sospecha que esconden un kilo o dos. Todos te miran con recelo. Ayer tuve que mostrar dos veces mi bolso en el tren, vaciarlo, para que un grupo de terroristas viera que no llevaba yerba. Uno me afanó mis saquitos de té, por las dudas los hubiera rellenado. 

Buenos Aires está irreconocible. La gente, con los ojos inyectados en sangre, ya no sonríe, y va con los nervios a flor de piel. Todos sospechan de todos. El temor se huele en el aire. Esto es el acabóse.

(...)